This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Tendencias del uso del celular como dispositivo de pago

Celular como billetera de pago

Deloitte en Estados Unidos realizó una encuesta global sobre el uso de dispositivos móviles  como medio de pago, obteniéndose resultados optimistas por parte de los encuestados respecto al crecimiento potencial del comercio por celular. Se predice que en Estados Unidos, el 24.3% de los usuarios suscriptos a empresas de telefonía móvil utilizarán este medio de pago en el año 2012. Asimismo,  los resultados de la encuesta indican que en dicho país, el número de usuarios de que ejecutarán transacciones en sus teléfonos para el uso de transporte público, comidas rápidas, y compra de bienes digitales será el 21.3% de todos los suscriptos a celulares. 

La responsable de Tecnología de la Información de la oficina de Deloitte en Uruguay, Ing. Adriana Berlingeri afirma que esta tendencia coincide con el mercado regional en Latinoamérica en general y el uruguayo en particular, en donde los dispositivos móviles se están convirtiendo en una parte crucial del avance competitivo de las organizaciones, y representan mucho más que otro canal para alcanzar a los consumidores. 

Actualmente, en el mercado local los teléfonos móviles son usados principalmente para comunicación por voz, mensajería, uso de redes sociales, descargas digitales, entre otros usos, ya existen en Uruguay experiencias exitosas del uso de estos dispositivos como medios de pago para cines, estacionamientos, taxis, y servicios similares, bajo el modelo de “pago por SMS” o vía acceso a Internet desde el celular. No obstante, en otros países se están utilizando modelos más avanzados de forma de que el celular pueda ser usado como si fuera una tarjeta de crédito. Un ejemplo de ello es el uso de la tecnología NFC (Near Field Communication), la cual permite intercambiar datos entre dispositivos en una distancia de no más de 10 cms. De esta forma, un usuario puede por ejemplo pagar su ticket de transporte, o realizar una compra en un centro comercial, simplemente deslizando el celular por el dispositivo receptor ubicado en lugar donde se desea realizar la compra. En base a los resultados de la encuesta, el 27 % considera que ésta será la tecnología líder para pagos vía celular, mientras que un 19 % piensa que lo será el pago por SMS. Asimismo, 9 de cada 10 compañías a nivel global, ya están haciendo pruebas de esta tecnología para ser usada como medio de pago electrónico.

Por otra parte, Berlingeri opina que las dos barreras más importantes para la difusión del pago a través de dispositivos móviles, son la falta de conocimiento por parte del consumidor y la dificultad de realizar acuerdos entre jugadores críticos de la cadena de valor. Claramente esta última representa la dificultad mayor, dado que es probable que una vez que se cierren los acuerdos entre los jugadores críticos, se dispararán importantes campañas de marketing y de información continua para educar a los consumidores sobre los beneficios ofrecidos para los pagos realizados a través del celular.

La demanda de los consumidores dependerá de las campañas de educación efectiva al consumidor y de la cantidad de servicios de pagos por celular disponibles.

Berlingeri indica que el estado actual es que la mayoría de los jugadores se encuentran todavía en el estado de planificación sobre el uso del celular como forma de pago y que justamente falta vencer la barrera de los acuerdos para poder difundir ampliamente este medio como pago electrónico.

Claramente si bien existen también muchos aspectos de tecnología y seguridad a tener en cuenta en este nuevo modelo comercial, los aspectos técnicos están encaminados y son mucho más fáciles de resolver.

Existen varios modelos de evolución en la implementación de esta plataforma, pero creemos que el que tendrá mayor adopción es que permite a los jugadores de diferentes industrias aliarse a una visión común y hacer uso de los modelos de negocio mutualmente beneficiosos para lograr el más alto potencial del pago móvil. En esta situación, proveedores de servicios de telefonía móvil, instituciones financieras, comerciantes, fabricantes de teléfonos celulares, fabricantes de chips, proveedores de servicios y otros se juntan en una plataforma estandarizada para ofrecer un portfolio de servicios financieros para aparatos móviles.

La Ing. Berlingeri afirma que este ecosistema de tecnología móvil permitirá generar nuevos servicios de forma de atraer y retener en especial a los clientes jóvenes, utilizando aplicaciones que surjan de las plataformas innovadoras que el teléfono móvil representa y se convertirá en uno de los medios de pago esenciales en el futuro. El hecho de que el público joven sea el principal protagonista de este crecimiento en el uso de de la billetera, está sustentado claramente en los resultados de la mencionada encuesta, en la cual los encuestados consideran que para 2012, el 71 % de los pagos por celular serán realizados por personas menores a los 40 años. No obstante, la expansión en el uso de tecnologías móviles no se limita a este grupo etario. Según Berlingeri, el crecimiento en el uso de “smartphones” brinda no sólo oportunidades para los jóvenes, sino también a un público más adulto o con un perfil más ejecutivo. En este sentido, cada vez son más los sistemas informáticos que disponen su versión móvil, como por ejemplo las soluciones de Business Intelligence que permiten a los ejecutivos y responsables de  empresas, monitorear los indicadores corporativos  en forma on-line desde su móvil, para tomar decisiones de negocio sin necesidad de conectarse a una PC.

Lo mismo ocurre con los sistemas destinados a la venta, sistemas de optimización de ruteo, información geográfica en línea, asistencia médica, etc. Visualizamos la plataforma de pago vía móvil, y las mencionadas anteriormente con un potencial de crecimiento significativo en el marco local y regional, siguiendo las tendencias de otros países.