This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Las oportunidades en la crisis

El diario El Comercio, publicó en Día_1 un informe sobre: Las oportunidades en la crisis, donde participó Edmundo Beltrán office Managing Partner, y Pablo Lieker socio director de Consultoría de Deloitte Perú con importantes análisis.

 

A continuación la réplica de la nota  

   

Estamos en medio de la que los economistas reconocen es una de las peores crisis financieras y económicas mundiales de las últimas siete décadas. Una que, además, es diferente de todas sus predecesoras en cuanto a naturaleza, profundidad y extensión. La discutida globalización y la alabada integración económica pla- netaria hicieron que la crisis financiera avanzara como reguero de pólvora por todo el mundo, incluidos nosotros. Suerte que no estábamos tan insertados en la economía planetaria, después de todo.

 

Pero la desgracia de algunos es, como suele suceder y se desprende del estudio de la consultora Deloitte, la oportunidad de otros que ven en las crisis el momento de consolidarse en su giro de negocio o de, simplemente, si se manejaron con prudencia, tomar ventaja ahí donde la competencia no puede porque no tomó las providencias del caso.

 

¿Qué está sucediendo en el Perú? Pues que muchas de las empresas líderes no están retrocediendo en sus estrategias de expansión y consolidación.

 

“Es un tiempo que no deben desperdiciar durante el cual el posicionamiento es vital para salir consolidado e incluso fortalecido de la crisis”, explica Edmundo Beltrán, director de Deloitte.

 

De acuerdo con la consultora, lo importante es mirar más allá de la crisis y, lejos de replegarse, tomar el toro por las astas, que ahora llega debilitado.

 

“Claro, tampoco se trata de lanzarse a hacer inversiones por hacerlas, que sean muy riesgosas, o que puedan poner en peligro la estabilidad de la empresa (...) se debe tener las espaldas para acometer una tarea así o mejor no hacerlo”, sostiene otro director de Deloitte, Pablo Lieker.

 

Ello implica haber mantenido una gestión ordenada y tener las cuentas claras y un montón de efectivo en el banco o, en su defecto, acceso a financiamiento de costos y plazos que no amenacen el flujo de caja de la organización.

 

Varias empresas de los rubros manufacturero, construcción y minero han decidido detener, replantear o racionalizar (eufemismo para decir: vamos a ver qué pasa) sus inversiones, mientras que otros, en el sector financiero, por ejemplo, han seguido con sus planes de inversión. Probablemente, como dicen en Deloitte, estos últimos saldrán muy beneficiados de ello.

 

Invertir hoy significa tener una mejor posición en el mercado para cuando termine la crisis, explican en Deloitte. ¿Se atreverán las empresas a tomar el riesgo? ¿Podrán?

 

 

Última actualización: