Este sitio utiliza cookies para proporcionarle a usted un servicio más receptivo y personalizado. Al utilizar este sitio usted está de acuerdo con nuestra utilización de cookies. Por favor lea nuestro aviso de cookie para obtener más información sobre las "cookies" que utilizamos y cómo eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

El verdadero sentido del Capital Humano

Por: Walter Martínez

wmartinez@deloitte.com

 

El concepto de capital humano puede ser interpretado de varias maneras.  Una de ellas podría ser la de ver a la persona en sí como un activo, como un recurso que pertenece a la organización y de la cual podemos exigir toda la capacidad y compromiso.  Una definición más acorde a lo que he aprendido de este término en años, es que el capital humano es una riqueza de la que se dispone en una empresa o institución, en relación con la cualificación del personal que allí trabaja. En ese sentido, el capital humano representa el valor que aporta cada colaborador, de acuerdo a sus estudios, conocimientos, capacidades y habilidades.

 

El principal valor en una empresa no son sus sistemas, sus controles o su maquinaria y equipo.  Por más que evolucione la tecnología y los sistemas de información, nada sustituye el valor que le da el capital humano. Las empresas más grandes del mundo son reconocidas por el talento y la actitud de su gente. 

 

Hace años leí que el capital humano es un activo que no se deprecia.  Hoy, puedo opinar con firmeza que sí, ¿cuándo?  Cuando no lo valoramos, no lo capacitamos y no creamos un ambiente donde se adhieran a la misión y visión de la organización.  Lo que antes se conseguía con un simple salario, hoy está muy lejos de lograrse; es necesario reconocer a la persona como un individuo y no como una máquina. 

 

He visto cómo el mejor recurso humano se va de una empresa, no por un mejor salario ni por tener exceso de trabajo; muchas veces se marchan buscando un mejor clima laboral, oportunidad de capacitación y desarrollo y en general buscando llenar esa necesidad de reconocimiento y de sentirse valioso.