Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea el apartado correspondiente en nuestra política de privacidad para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Crisis financiera global: lecciones aprendidas para mejorar la inteligencia en riesgo

pherrera

Mientras el presente artículo está siendo leído por ustedes, siguen aumentando los desafíos que enfrenta el sector de los servicios financieros a nivel mundial. El gobierno federal de EE.UU. ha adoptado medidas sin precedentes, entre las que se incluyen planes para comprar hasta US$700 mil millones de activos hipotecarios.  Otros gobiernos a nivel mundial se están involucrando en el tema con sus propias gestiones para lograr la  estabilización y se han nacionalizado en forma eficaz entidades e instituciones financieras importantes, subvencionadas por los gobiernos.

La situación sigue evolucionando y los mercados financieros están reaccionando enérgicamente a medida que siguen ocurriendo absorciones, rescates y otros cambios importantes en las instituciones financieras más veneradas del sector. Además, el crédito, la liquidez y el capital siguen escasos. El mensaje fundamental que emana de esta progresiva crisis crediticia y de liquidez es que nadie es inmune.

¿Por qué tantas empresas eran tan vulnerables? ¿Esto se podría haber evitado? Más importante aún, ¿cómo las instituciones financieras aprenden de esto para seguir adelante?

Es bien conocida la evidencia externa de los hechos. Aunque muchos especulan sobre cómo los éstos se transformaron rápidamente en una crisis con efecto a nivel mundial, en el sector de los servicios financieros se está reconociendo cada vez más que muchos factores se unieron para armar una tormenta perfecta en la gestión de riesgo, la que incluyó:

• El alto grado de complejidad inherente a los productos crediticios estructurados y los correspondientes desafíos que presentan la valoración y la medición del riesgo;

• Una caída en los volúmenes de comercio y liquidez que se generan en una disminución de la transparencia en la fijación de precios; y

• La magnitud de la totalidad de exposiciones y su efecto en el capital.

Aunque es tentador culpar a los productos crediticios estructurados (1), las causas del ambiente actual parecen ser mucho más trascendentales. Los temas clave fundamentales en la reciente crisis crediticia incluyen: la mantención prolongada de las bajas tasas de interés a corto plazo, la burbuja inmobiliaria resultante y posterior quiebra, enfoques modificados para la suscripción de acciones y un menor énfasis en las normas tradicionales sobre suscripción, altos niveles de endeudamiento con capital propio en muchas áreas del sistema financiero, medidas analíticas de valoración y medición de riesgo que no se mantuvieron a la par con la complejidad de los productos, e interrogantes sobre la eficacia de la gestión de riesgo.

Examen al proceso de gestión de riesgo
Ésta no es la primera vez que firmas individuales o el sector de servicios financieros han experimentado una contracción de la actividad económica que podría ser trazada en dirección hacia dichos temas. Es la magnitud de las pérdidas y el número de firmas que al parecer no comprendieron cabalmente la totalidad de sus exposiciones de riesgo lo que hace diferente este colapso del mercado. Dado el gran volumen de pérdidas a la fecha, el sistema financiero mundial sin duda no desea que esto vuelva a suceder.

El sistema financiero aún no se ha recuperado de los efectos de esta amplia contracción de la actividad económica. En una encuesta de Deloitte (2) a altos ejecutivos, incluidos los jefes de riesgo de importantes empresas de servicios financieros mundiales, realizada desde diciembre de 2007 hasta abril de 2008, se descubrió que más del 91% de los encuestados considera que la probabilidad y el impacto económico potencial de hechos sistemáticos de riesgo han aumentado (3).  Un tercio de los ejecutivos no vislumbra una mejora en la crisis crediticia y de liquidez hasta 2009 o más adelante.

Las cuatro fuentes principales de riesgo sistemático que se citaron fueron:

• El aumento del uso de endeudamiento con capital propio para las inversiones financieras (44%);
• Ciclos de riesgo de crédito y burbujas de valoración de activos (40%);
• La incapacidad de los mercados y reguladores para identificar el riesgo acumulado excesivo (39%); y
• El aumento de los nexos e interconexiones de los mercados que genera la globalización (30%).

Creemos que es hora de examinar nuevamente las capacidades de la gestión de riesgo que poseen las instituciones financieras y los procesos instaurados para apoyar la gestión de riesgo financiero (4).  Parecería que algunas firmas no cuentan con una filosofía o marco del riesgo claramente establecido, tolerancia de riesgo, políticas de riesgo pertinentes y las capacidades necesarias para apoyar una comprensión exacta, total y a nivel de empresa de los riesgos que enfrentan. Otras instituciones financieras han abordado en forma eficaz estos temas. Estas firmas consideran dicha gestión no como una traba en la estrategia, sino como una parte integral de un debate fundamental en que los que toman las decisiones examinan el riesgo y las utilidades en forma conjunta. Se establece y entiende claramente la tolerancia de riesgo, con prácticas para poner en acción esa expresión de dicha tolerancia. El riesgo es parte de las conversaciones cotidianas y se observa desde una perspectiva a nivel de empresa. Éstas son las firmas en que la gestión de riesgo no sólo tiene un puesto en la mesa, sino que también es un participante activo en todas las decisiones comerciales clave.

Ahora es el momento oportuno para realizar un examen moderadamente riguroso y comenzar a implementar los tipos de cambios organizacionales y de proceso que son necesarios para permitir una gestión de riesgo eficaz.

Se necesita un cambio en la forma en que se ejecutan las metodologías y procesos de la gestión de riesgo dentro de muchas instituciones financieras y ésta moverá a las empresas desde una posición de vulnerabilidad hasta un lugar en que se ejecuta la gestión de riego en forma más holística y la empresa no se exponga a riesgos desconocidos importantes.

Es por esto que creemos fuertemente que es hora de examinar nuevamente las capacidades de la gestión de riesgo y los procesos instaurados para apoyar dicha gestión en los riesgos financieros que poseen las distintas instituciones financieras.

 

 (1)_ Los “Productos Crediticios Estructurados” se definen ampliamente aquí para referirse a un espectro de instrumentos derivados en efectivo y/o crediticios sintéticos que se utilizan en el negocio de la adquisición, distribución y comercio de activos susceptibles al crédito para fines como la generación de valor (por ejemplo, obligaciones por deudas garantizadas con efectivo o “ODG”), arbitraje (por ejemplo, ODG sintéticos de un solo tramo para intercambio de correlación), gestión de balance general (por ejemplo, ODG sintéticos para fines de la disminución de capital) y la intermediación de créditos (por ejemplo, cobertura por riesgos crediticios para comprar o vender riesgo súper senior con diferentes contrapartes). 


(2)_  “Deloitte” se refiere a Deloitte & Touche LLP, una filial de Deloitte LLP. Ver   www.deloitte.com/us/about para acceder a una mayor descripción de la estructura legal de Deloitte LLP y sus filiales.

 (3)_“Systemic Financial Risk, Surveying the Market” (“Riesgo Financiero Sistemático: Estudio del Mercado”) de Deloitte Touche Tohmatsu, 2008.

(4)_La gestión de riesgo puede interpretarse muy ampliamente para incluir todos los riesgos que enfrenta una organización, incluidos los financieros, como por ejemplo los de mercado, crediticios y de liquidez, al igual que más amplios como de cumplimiento, operativos, estratégicos, de reputación, legales, etc. Sin embargo, dentro del contexto del presente artículo, la gestión de riesgo se refiere principalmente a la gestión de riesgos de mercado, crédito, liquidez y operativos relacionados con instrumentos financieros que se trazan. 

 

Última actualización: 

Material on this website is © 2014 Deloitte Global Services Limited, or a member firm of Deloitte Touche Tohmatsu Limited, or one of their affiliates. See Legal for copyright and other legal information.

Deloitte refers to one or more of Deloitte Touche Tohmatsu Limited, a UK private company limited by guarantee, and its network of member firms, each of which is a legally separate and independent entity. Please see www.deloitte.com/about for a detailed description of the legal structure of Deloitte Touche Tohmatsu Limited and its member firms.