This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Papel: el negocio sería vender a China y a la India

Fuente: La Nación

Fecha: 22/02/2013

 
En la Argentina "empapelar" es, en términos económicos, emitir a rolete dinero sin respaldo o deuda que no se piensa pagar. Pero para inversores de todo el mundo, podría ser un negocio empapelar a China e India, que conforme crecen, consumen más y más papel para distintos usos.

La tecnología ha hecho que la gente se informe por otros medios y ha hecho caer la venta de diarios. Y puesto en dificultades al negocio del papel para hacerlos. El futuro está en los dos grandes gigantes emergentes asiáticos. Así lo dice John Dixon, un especialista internacional en la materia. Para la Argentina el futuro podría estar en la instalación de plantas pasteras, como las multimillonarias instaladas o por hacerlo en Uruguay y Brasil. Para la región en general cree que hay más negocio en la pulpa y cultivo de eucaliptos.

El negocio del papel, dice Dixon, "depende del subsector. Para la impresión de diarios en Estados Unidos y Europa, la demanda cae de 12 millones de toneladas por año a cinco millones. El público puede acceder a la información desde su smartphone, desde su iPad o desde su computadora, lo que les ha puesto difícil a los diarios de papel mantenerse".

Destaca que "el desafío para las noticias impresas es que en otras partes del mundo hay demanda: en China, India, África. La pregunta es cómo los productores que tienen activos en países escandinavos, Canadá o Estados Unidos hacen para proveer a mercados tan alejados de estos activos. No pueden tomar los activos, las fábricas y trasladarlos, aunque quisieran poder hacerlo".

Dixon, que es el conductor de Global Forest, Paper & Packaging Industry Leader Deloitte Consulting, sostiene que el problema es que en Europa los productores de papel utilizaron las mismas máquinas por muchas décadas "y han sido capaces de cubrir los costos, las depreciaciones y obtener ganancias. La cuestión que se plantea es si llevar la máquina e invertir mil millones de dólares o no".

El especialista dice que indios y chinos que salen de la pobreza y entran a la clase media querrán leer diarios en papel, pero sólo por unos 20 años más, luego irán a las noticias por medio de nuevas tecnologías, lo que hace que recuperar las inversiones sea más difícil.

Destaca como muy ingeniosa y eficiente una solución encontrada por el gigante de productos forestales y papel Weyerhaeuser, que incluso tiene plantaciones en Uruguay, y Norpac (North Pacific Paper Corporation).

Nuevos negocios

Dixon cuenta que Weyerhaeuser produce impresiones en sus instalaciones en el estado de Washington, en Estados Unidos. "Las ponen en un barco y las mandan a Japón: allí las distribuyen. No todos los mercados pueden absorber el costo de este transporte, por lo que si se carga papel en un barco y se lo manda hasta China, no se podrá elevar el precio de papel para diarios lo suficiente para cubrir los costos", detalla.

Destaca que, sin embargo, hay creciente consumo de pulpa y de otras clases de papel, como el llamado free sheet, "que se puede usar en libros, en la oficina o para artículos escolares". Y explica que en las oficinas la tecnología aumentó el consumo. "Antes un memo circulaba en una sola copia y los destinatarios lo leían, lo firmaban y lo iban pasando; ahora, cada uno recibe un mail y cada uno lo imprime; de todas formas eso está cambiando ahora con la llegada de los smartphones y las tabletas" .
Para las impresiones todavía, cree, habrá negocio en los empaques, tanto en China como en India, que demandarán más y de más calidad. E incluso también en los Estados Unidos, para productos cosméticos y de cuidado de la salud.

En la Argentina el potencial negocio es construir plantas de pulpa. Es la tierra más barata a nivel regional, es donde los eucaliptos crecen más rápido en el mundo, donde la mano de obra tiene un precio razonable, mucho más baja que en Canadá y Estados Unidos. "Hay talento, en general. Lo que falta es capital. Una planta de pulpa de seis millones de toneladas cuesta más de mil millones de dólares. Habrá inversiones en cinco plantas de entre 1,3 y 1,5 millones de toneladas en el próximo año y medio en Uruguay y Brasil", dice. Por ahora, la Argentina parece que tiene que esperar.

Última actualización: 

Contactos

Nombre:
Departamento de prensa
Compañía:
Deloitte Argentina
Puesto:
Teléfono:
Correo Electrónico
prensadeloitte@deloitte.com