This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página
Historia
Los Fundadores

William Welch Deloitte
Uno de los padres de la profesión contable

William Welch Deloitte inició su carrera a temprana edad, a los 15 años llegó a ser asistente del Official Assignee en la Corte de Quiebras en la ciudad de Londres y allí aprendió el negocio. La naciente profesión contable creció desde sus primeros días en el lucrativo negocio de resolver problemas de quiebras.

En 1845, a la edad de 25 años, Deloitte abrió su propia oficina frente a la Corte de Quiebras, en Basinghall Street. Tres importantes Leyes de Compañías crearon sociedades anónimas, estableciendo los cimientos de las modernas estructuras empresariales y Deloitte se encontraba en su elemento. Estableció su reputación con la industria más significativa de esa época los ferrocarriles y en 1849 en el Great Western Railway llegó a ser el primer auditor independiente nombrado. Descubrió fraudes en el Great North Railway, inventó un sistema para cuentas de ferrocarriles que protegía a los inversionistas de malos manejos de fondos y estaba destinado a ser el gran patriarca de la profesión.

Como presidente del recientemente creado Institute of Chartered Accountants, Deloitte estableció la oficina principal de esta institución en 1888. En 1893 abrió oficinas en los Estados Unidos y DeloitteÆs, como era entonces conocido, comenzó a auditar a un creciente número de compañías de jabones y velas. Más de un siglo después, Procter & Gamble continúa siendo cliente. En 1924 su firma en los Estados Unidos se fusionó con Haskins & Sells.

George Touche
Reputación por estilo, integridad y pericia

Si no fuera por la incapacidad de los ingleses para  pronunciar nombres escoceses el nombre Touche nunca hubiera dejado su marca en el mundo de la contabilidad. Cuando George Touche calificó como contador en Edinburgo en 1883 y, al igual que muchos, se dirigió al sur en busca de fortuna, no había la letra "e" al final de su apellido. En realidad, la parte final de su apellido era pronunciada de la misma manera que la palabra escocesa “loch”. “Con miras a impedir la mala pronunciación de mi apellido”, lo cambió posteriormente.

Desastres financeros en el nuevo y próspero negocio de trusts de inversión le abrieron las puertas al mundo de los negocios. Su reputación por estilo, integridad y pericia causaron que obtuviese una gran cantidad de trabajo estableciendo trusts correctamente, de acuerdo a las reglas y normas vigentes. Una cualidad similar para  salvar del desastre a negocios y empresas que ya parecían condenados y restructurarlos, condujo a la formación de George A. Touch & Co. en 1899. Y en 1900, junto con John Niven, hijo de su mentor de contabilidad original de Edinburgo, estableció la firma de Touch, Niven & Co. en New York. 

Abrió oficinas en los Estados Unidos y Canadá y pronto estaban atrayendo a clientes como R. H. Macy. En el Reino Unido, General Electric Company fué un importante cliente, y aún lo es.

Mientras tanto, Touche mismo puso a prueba su reputación por probidad ante los electores, llegó a ser Miembro del Parlamento por North Islington en 1910 y fue nombrado caballero en 1917. Falleció en 1935.

Admiral Nobuzo Tohmatsu
La práctica japonesa debe sus orígenes a Tohmatsu

La práctica japonesa de Tohmatsu debe sus orígenes al Almirante Nobuzo Tohmatsu. El fué agregado naval en la embajada en Londres, donde tuvo el honor de ser invitado a las bodas de oro de matrimonio del rey George V en el Palacio de Buckingham. También fue instructor en la Academia de Pagadores Navales. Entre sus estudiantes contaban muchas personas talentosas que tuvieron una participación activa en el mundo oficial y económico después de la guerra.

En 1952, después de calificar como contador público certificado a la edad de 57 años, Tohmatsu llegó a ser socio en una firma de contabilidad afiliada extranjera y director de una corporación privada. En 1967, llegó a ser presidente del Instituto Japonés de Contadores Públicos Certificados. Por esta época, el gobierno japonés quería que se establecieran corporaciones de auditoría nacionales y Tohmatsu pidió a Iwao Tomita, un antiguo estudiante, responder a su desafío. Tomita había obtenido un grado de MBA en la Wharton School en los Estados Unidos. Tohmatsu y Tomita compartían un sentido de propósito común y estaban estrechamente unidos por experiencias similares en la marina. Así, en mayo de 1968, Tohmatsu & Co. (antes Tohmatsu Awoki & Co.) fué incorporada.

La clave del éxito de Tohmatsu fué la decisión de enviar al extranjero un número considerable de socios y personal profesional para ganar experiencia. Desde el comienzo, esto significó que la firma estaba concentrada y enfocada de una manera internacional, lo cual es reflejado en sus clientes internacionales de larga duración.