Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más ágil y personalizado. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Por favor, lea nuestro aviso de uso cookies para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y la manera de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Que la crisis no acabe con su negocio

Publicado en El Nuevo Diario
10 de mayo, 2013
Por: Mauricio Solano Con, Gerente Gestión de Riesgo Empresarial Deloitte

Para ningún administrador o gerente de una empresa es un secreto que día con día una organización de cualquiera naturaleza, enfrenta una serie de circunstancias de mayor o menor nivel de complejidad y riesgos que si no se controlan, podrían llevarla a tener dificultades o hasta a la quiebra.

Es por esto que, hoy por hoy, en tiempos donde la tecnología nos domina, donde los imprevistos están a flor de día, donde un accidente se materializa y nos impacta en lo más profundo, las empresas deben conocerse muy bien, deben identificar dónde está la médula de su operación y dar prioridad a aumentar la resistencia de dicha zona.

Del otro lado quedan aquellas organizaciones que no se conocen a sí mismas, que no saben cuáles son sus procesos vitales, que no saben dónde se ubican sus principales riesgos, en las cuales su gente no se prepara, no se capacita y donde los procedimientos para llevar adelante procesos, no están documentados.

Luego de uno de los eventos más drásticos de los últimos años, como fue el terremoto de Chile, una de las principales adversidades que enfrentaron las empresas, fue la incertidumbre, la cual se generó principalmente, porque las personas en las empresas no sabían qué hacer, no sabían cómo reaccionar ni qué esperar de la empresa, no sabían si acudir o no a sus lugares de trabajo y cuál sería su rol en ese momento. Está claro entonces, que la incertidumbre debe erradicarse y eso sólo con preparación se logrará.

Una empresa que no se conoce de cara a la crisis, no tendrá la capacidad de reaccionar de forma correcta y efectiva. El plan para prepararse inicia con el autoanálisis, la evaluación de caminos por tomar, basados en el nivel de riesgo que representa cada uno y, finalmente, sobre la base de documentación, capacitación y prueba, sólo así, una empresa tendrá la mejor y mayor capacidad desarrollada para enfrentar adecuadamente cualquier evento y recuperarse de forma efectiva ante la adversidad.

Es sabido también y para quienes ya lo han intentado, que iniciar el camino de preparación no es fácil, no basta la intención, también se necesita experiencia, se necesita apoyo. La implementación de la gestión de la continuidad del negocio debe venir acompañada de la guía de marcos de control como lo es el ISO 22301:2012 para la gestión de la continuidad de negocio o la ISO 27031 para la gestión de la continuidad en las tecnologías de información. El apoyo o tercerización cuando no se posee experiencia es un factor crítico de éxito en el proceso.

Stay connected: