Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más ágil y personalizado. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Por favor, lea nuestro aviso de uso cookies para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y la manera de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Suspensión de exenciones, exoneraciones y franquicias aduaneras: alcances


DOWNLOAD  

Rita Silva
Socia de Impuestos
Deloitte Honduras

El Congreso Nacional ha publicado el 22 de Enero en el Diario Oficial La Gaceta, el Decreto número 220-2013 cuyo artículo 1 establece: “Suspender, para efectos de revisión todas las exenciones, exoneraciones y franquicias aduaneras que otorga la Secretaria de Estado en el Despacho de Finanzas (SEFIN), incluyendo las que estén pendientes de revisión hasta por un término de sesenta días calendario, contados a partir de la entrada en vigencia de presente decreto”. Dicha normativa ha traído una serie de reacciones en los diferentes sectores de la sociedad hondureña unos positivos y otros no tanto. Nuestro enfoque sobre el tema será desde una perspectiva eminentemente fiscal legal.

¿Cuál sería el alcance de dicha norma desde el punto de vista tributario tomando en consideración la primera palabra del artículo 1: “SUSPENDER”? Del latín “suspensio” que tiene entre otros significados: interrumpir, despojar, y en este caso particular, por un plazo de 60 días. Si aplicamos las disposiciones contenidas en el artículo 6 del Código Tributario dándole un sentido estricto, sin utilizar métodos de interpretación extensivos o análogos, podríamos decir que, a partir del 22 de Enero de 2013 están SUSPENDIDAS todas las exoneraciones, exenciones y franquicias aduaneras otorgadas por la SEFIN incluyendo las que estén pendientes de resolución para ser revisadas, exceptuando los casos especialmente indicados en este decreto.

 Ahora bien, con esta connotación de la norma, la misma se estaría aplicando de forma retroactiva para aquellos contribuyentes que hubieran obtenido exoneraciones, exenciones y franquicias antes de la vigencia de la nueva ley, pero otra parte, el artículo 8 párrafo segundo del Código Tributario establece “Los actos, hechos, relaciones o situaciones que comenzaron a producirse bajo el imperio de una ley anterior pero que no se han consumado o perfeccionado en el momento de entrada en vigencia de la nueva ley quedarán sujetos a lo dispuesto por aquella” (normativa legal anterior). De tal forma que, todas las Resoluciones emitidas por SEFIN en las que se hayan concedido exenciones, exoneraciones y franquicias aduaneras antes del 22 de Enero de 2013 deberán ejecutarse normalmente, sin menoscabar los derechos concedidos en las mismas. El dejar en suspenso estas resoluciones violenta los derechos de los contribuyentes y crea la percepción de inseguridad, jurídica y fiscal para los inversionistas extranjeros y nacionales que tienen la intención de realizar o mantener inversiones en el en el país.

Por otro lado, desde la perspectiva gubernamental se hace necesario revisar el sacrificio fiscal que el país sufre al conceder todos esos beneficios, al compararlos con los beneficios que traen o dejan al país. Nuestro sistema tributario ha evolucionado de forma desordenada, de manera que existen una serie de leyes que contienen exoneraciones fiscales y que para conocerlas sé requiere de estudios detallados y concienzudos para su correcta aplicación y para poder medir su impacto en la recaudación. Una revisión a estos beneficios fiscales en las circunstancias actuales, es bajo toda óptica saludable, pero requiere que este quehacer se lleve a cabo en forma ordenada y sin procesos burocráticos que lo conviertan en otra pesadilla para los contribuyentes.

Los contribuyentes afectados por la nueva normativa, en su mayoría, consideran que las reglas han sido establecidas de forma confusa; a la fecha de esta nota no existen instrucciones claras acerca de la información que deberá presentarse a la Comisión Especial y tampoco se conoce el procedimiento del trámite a realizar. Tampoco se han detallado los requerimientos normativos en la preparación de los documentos que se han de presentar, lo que genera incertidumbre en cuanto si al cumplir con esos requerimientos traerá además erogaciones adicionales para los sujetos pasivos pues ya incurrieron en gastos cuando originalmente se acogieron a los beneficios fiscales otorgados por las leyes anteriores aún vigentes.

Las autoridades deberán incluir una clasificación para los beneficiarios de las exenciones, exoneración y franquicias aduaneras, la que podrá ser por sectores, entre los que se podrá incluir: el de Energía, Organismos no Gubernamentales ( ONGs), Organismos Privados de Desarrollo ( OPD), Organismos Internacionales, Agencias de Cooperación, cuerpo diplomático, iglesias, Regímenes especiales ( Zoli, Rit, Zolitur,). El revisar las exoneraciones con esta clasificación sectorizada facilitara a los miembros de la Comisión Especial el conocer y diferenciar entre si cada uno de ellos y así expeditar su revisión.

El Comunicado emitido por la Comisión Especial el recién pasado 6 de Febrero, ha establecido parámetros de información que deberá presentarse, sin embargo, el comunicado no establece las formalidades de la presentación y el método que se utilizara para validar las cifras presentadas. La Comisión Especial deberá encontrar la fórmula que normalice esa información de manera que se utilice el mismo rasero para medir a los contribuyentes de un mismo sector.

Ligas relacionadas

Stay connected: