Este sitio utiliza cookies para proporcionarle a usted un servicio más receptivo y personalizado. Al utilizar este sitio usted está de acuerdo con nuestra utilización de cookies. Por favor lea nuestro aviso de cookie para obtener más información sobre las "cookies" que utilizamos y cómo eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Acción individual, Poder Colectivo

Por Walter Martínez

wmartinez@deloitte.com

 

Hace unos días llegó a mis manos un libro que contiene un tesoro de conocimientos y estrategias.  Al revisar los aportes tan valiosos que hay en la gran mayoría de sus hojas concluí que debo compartir algunos de ellos con empresarios y ejecutivos sedientos de información que puedan utilizar en sus empresas.

 

El libro se denomina “As One:  Individual action, Collective Power” (Como uno Solo:  Acción Individual, Poder Colectivo) y presenta tres factores críticos para que una organización logre una conducta “As One”:  Identidad Compartida, Intensidad direccional e Interpretación común.

 

La primera es la sensación de las personas de estar en contacto con su organización.  Ello sugiere la idea de sentirnos “parte de”.  Cuando los colaboradores sienten como propia la visión, misión, valores y principios de la organización, las posibilidades de alcanzar el éxito crecen de manera importante.  Pero, qué pasa si ese sentido de identidad y pertenencia trasciende mas allá y los mismos clientes se adhieren?  Veamos un ejemplo: 

 

En el 2007 el iPhone de Apple fue la materialización del sueño de cualquier mercadólogo.  Instantáneamente se convirtió en un ícono y en parte de la cultura de una generación.  Más de un cuarto de millón de aparatos fueron vendidos en los primeros dos días.  Tres años más tarde Apple anotó un hit aun mayor con el lanzamiento del iPad.  Sin embargo, el éxito tan increíble no se debe a los productos en sí, se debe al innovador App Store, una tienda virtual dedicada a promover las aplicaciones que ambos aparatos utilizan.  A mitad del 2010 existían más de 300,000 aplicaciones, muchas de ellas no creadas por los profesionales de Apple sino por programadores amateur, entusiastas y deseosos de compartir una idea o innovación.  Ninguna empresa en el mundo, ni siquiera Apple tiene la capacidad de generar un número ni cercano de aplicaciones, ni con la variedad que se logró generar, haciendo parte del proyecto a toda una comunidad entusiasta e identificada con una visión, la visión de Apple.

 

A esto me refiero cuando comento que cuando logramos que nuestros colaboradores y nuestros clientes se sienten “parte de” nuestra visión y misión, potenciaremos nuestra oportunidad de éxito.

 

En los siguientes artículos comentaremos sobre los dos factores que favorecen un “Poder Colectivo”.