Este sitio utiliza cookies para proporcionarle a usted un servicio más receptivo y personalizado. Al utilizar este sitio usted está de acuerdo con nuestra utilización de cookies. Por favor lea nuestro aviso de cookie para obtener más información sobre las "cookies" que utilizamos y cómo eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

El Mercado Laboral, la Oferta y la Demanda (I)

Por: Walter Martínez

wmartinez@deloitte.com

 

La demanda de trabajo está compuesta por las empresas o empleadores, que compran servicios.  La oferta de trabajo se compone por los trabajadores, quienes venden su servicio.  La interacción de ambas determina los salarios en el mercado laboral, aquél donde los individuos intercambian servicios.

 

Podemos clasificar el mercado en trabajo primario, donde los salarios son altos y la rotación es baja; y en trabajo secundario, donde los salarios son bajos y la rotación es alta.  Para garantizar el funcionamiento del mercado primario se acostumbra mantener salarios altos; sin embargo, la buena paga puede mantener, más no asegura, la eficiencia y motivación constante de los trabajadores.

 

Hoy en día, la oferta y demanda de trabajo se puede comparar con la compra y venta de productos, ya que a medida que la oferta aumenta, la demanda baja su precio, en este caso el salario y viceversa.  Los trabajadores prefieren trabajar cuando el salario es alto y las organizaciones prefieren contratar cuando el salario es bajo, pero a su vez exigiendo altas competencias.

 

Hoy en día la formación profesional es un factor primordial tomado en cuenta por  las empresas para la contratación de personal, junto con las habilidades necesarias, exigen la experiencia en el campo de trabajo.