Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea nuestra política sobre cookies para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprima esta página

La empresa familiar como pilar de la economía: El caso de Iberostar

VI Ciclo de conferencias ESADE-Deloitte

Deloitte y la escuela de negocios Esade han celebrado la tercera sesión del VI Ciclo de Conferencias Esade-Deloitte, un ciclo que continua con el objetivo de acercar casos de éxito de empresas familiares como pilar de la economíal. En esta ocasión, la invitada fue Sabina Fluxà, vicepresidenta ejecutiva del Grupo Iberostar.

Jordi Schoenenberger, socio de la industria de Hostelería y Turismo de Deloitte, fue el encargado de presentar a la directiva. Destacó así el carácter emprendedor de Iberostar y la importancia que tienen los valores de la familia fundadora. En este sentido, resaltó la profesionalidad de la compañía, su apuesta por la calidad y la capacidad que ha demostrado para anticiparse al mercado. Finalmente, quiso resaltar como elemento diferencial y ventaja competitiva el especial cuidado que tienen por las personas, destacando la alta vinculación que tienen con la marca.

La vicepresidenta ejecutiva de Iberostar comenzó su intervención haciendo un repaso de la historia de la familia Fluxà. Así, comentó que la vinculación empresarial de la familia, que comenzó en 1877, con la puesta en marcha de la primera industria de calzado en Mallorca, hoy se materializa, además del grupo hotelero Iberostar, con las marcas de calzado Lotusse y Camper.

En cuanto al grupo Iberostar, Sabina Fluxà señaló que el grupo turístico fue impulsado por su padre Miguel Fluxà en los años 50. Lo que comenzó siendo una agencia de viajes, llegó alcanzar una diversificación muy amplia en el sector turístico a comienzos de siglo, desde hoteles, agencias de viajes, touroperadores, una compañía de cruceros y una aerolínea. Hace unos años decidieron concentrarse en sector hotelero y vendieron todo el negocio de intermediación, desde entonces, el grupo ha aumentado sus ingresos y cuenta ya con una plantilla de 20.000 empleados y una cartera de 100 hoteles.

Sabina Fluxà indicó que su negocio pasa por estar orientado al sector vacacional, apostando por la gastronomía, el trato y la animación como elementos diferenciales. No obstante, están impulsando el desarrollo de hoteles en entorno  urbanos en ciudades turísticas asi como en los principales destinos turísticos.

De la gestión del grupo, la vicepresidenta ejecutiva, destacó la importancia que tiene la opinión de los clientes y que cada 15 días se elaboran informes sobre cómo es percibida la calidad, y estar atentos ante cualquier cambio. Es por ello que al año cuenten con 2,5 millones de clientes y con elevado índice de repetición. “Un 42% de los clientes repite. Un índice muy alto para el sector”, afirmó Sabina Fluxà.

Entre los proyectos que están llevando a cabo, indicó que están haciendo una importante apuesta por el desarrollo online, “ya un 20% de las reservas se hace a través de Internet. Un porcentaje que este año llegará a un 25% y en un futuro representará el 40%”. Además señaló que su posicionamiento en este entorno y en redes sociales se hace en cinco idiomas para llegar a todos sus públicos de interés.

Finalmente, en cuanto al futuro del sector turístico la directiva señaló que España tiene un reto ante los nuevos destinos que están surgiendo con fuerza en el Mediterráneo que ofrecen sol y playa y que además destacan por la amabilidad y el trato al cliente un aspecto que según la directiva “en España se ha ido perdiendo”. Para ello, Sabina Fluxà remarcó que la industria tiene potencial para continuar siendo competitiva creciendo en campos como el cultural o el de la accesibilidad.

Estamos en contacto:
Escríbenos
Contacta con nosotros