Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea nuestra política sobre cookies para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprima esta página

Plan General de Contabilidad y Normas de Consolidación

Guía de bolsillo


Descargar el documento  

Durante los últimos años hemos asistido a una serie de cambios muy significativos relacionados con el sistema contable español. Dichos cambios han sido fiel reflejo de la propia evolución y convergencia de las normas contables en el ámbito internacional así como de la constatación, por parte de los usuarios de los estados financieros, de la importancia creciente que la contabilidad tiene respecto a la toma de decisiones económicas en un entorno tan complejo como en el que vivimos actualmente:
• En una primera etapa, se introdujo en el ejercicio 2005 la obligatoriedad para los grupos consolidados cotizados de emitir sus cuentas anuales aplicando las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).
• En una segunda etapa, en el ejercicio 2007 se aprobó el nuevo Plan General de Contabilidad, aplicable no solo a las empresas cotizadas (estados financieros individuales) sino también a la mayor parte de sociedades españolas las cuales, en general, no habían tenido un contacto significativo previo con las normas internacionales.
• Finalmente, una última etapa en la cual se aprobaron en el ejercicio 2010 las Normas para la Formulación de las Cuentas Anuales Consolidadas (NOFCAC) así como una serie de modificaciones que afectaban a cuatro Normas de Registro y Valoración (NRV) del Plan General de Contabilidad, algunas de ellas tan relevantes como la NRV 19ª sobre Combinaciones de Negocios o la NRV 21ª sobre Operaciones entre Compañías del Grupo.

Dicha implantación inicial y su posterior aplicación práctica, no ha estado exenta de dificultades derivadas, entre otros motivos, de la elevada complejidad de la nueva normativa en comparación con el antiguo Plan General de Contabilidad del año 1990. Esta circunstancia ha motivado la frecuente necesidad de interpretar y contrastar las normas contables, proceso que requiere, en cualquier caso, de un esfuerzo común de todas las partes implicadas para lograr unos resultados satisfactorios.

Estamos en contacto:
Escríbenos
Contacta con nosotros