Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más ágil y personalizado. Al usar este sitio usted acepta el uso de cookies. Por favor, lea nuestro aviso de uso cookies para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y la manera de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Acusan a gobierno canadiense de querer desacreditar a líderes amerindios

Publicado en Telenoticias
7 de enero, 2013
AFP

Los amerindios de Canadá acusaron el lunes al gobierno conservador en el poder de tratar de desacreditar su movimiento de protesta social luego de la publicación de un documento solicitado por Ottawa que sugiere malversaciones de la ayuda pública a la comunidad emblemática.

Canadá enfrenta desde hace un mes los reclamos y protestas de los 'autóctonos' (amerindios, mestizos y de la etnia inuit) que se manifiestan y bloquean carreteras y vías de ferrocarril para denunciar sus condiciones de vida, acusando a Ottawa de no querer reconocerlas.

El movimiento Idle No More ("Ya no somos pasivos") tiene como símbolo la huelga de hambre llevada adelante por una representante amerindia, Theresa Spence, jefa de la tribu Attawapiskat, una comunidad de 3.000 amerindios al norte de la provincia de Ontario.

Pero el día 28 de su muy seguido ayuno, la tribu de Spence debió responder por sospechas de malversación, luego de la publicación en varios medios de una auditoría encargada por el gobierno federal, deseoso de conocer cómo se gastaron las subvenciones.

En el período estudiado, entre abril de 2005 y noviembre de 2011, Ottawa aportó 104 millones dólares a los Attawapiskat. Pero la consultora Deloitte, autora del informe, afirma que el 80% de los gastos no estaban suficientemente documentados y más de un 60% de las transacciones no tenían ninguna justificación, según Deloitte.

La filtración a los medios de este documento se produce cuando el primer ministro Stephen Harper había soltado lastre el viernes y aceptado encontrar a los dirigentes de las Primeras Naciones el 11 de enero.

La portavoz de Theresa Spence acusó inmediatamene al gobierno de haber orquestado esta filtración. Las tropas de Harper "tratan de desacreditar al movimiento" de contestación, declaró a la prensa Danny Metatawabin.

Citada por la televisión pública CBC, Theresa Spence denunció también una operación destinada a desviar la atención "de los verdaderos problemas" que existen, según ella, las malas condiciones de vida de 1,2 millones de autóctonos de Canadá.

Los autóctonos canadienses viven mayoritariamente en reservas donde sufren problemas de viviendas, desempleo y salud pública.

Stay connected: