This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Boletín Litigios

Consejo de Estado confirma su entendimiento frente a la ocurrencia del silencio administrativo positivo por la no notificación oportuna de la Resolución que resuelve el recurso de reconsideración

A través de esta sentencia, el Alto Tribunal señala que los actos administrativos producen efectos a partir de su conocimiento efectivo por parte del contribuyente, es decir, cuando son notificados siguiendo el procedimiento legalmente establecido.

Por ello, y dado que la Ley establece que al vencimiento del término de un año que tiene la Administración para expedir y notificar en debida forma la resolución que resuelve el recurso de reconsideración, si la misma fue expedida pero no notificada en debida forma, la administración pierde competencia para manifestar su voluntad y por lo tanto se configura el silencio administrativo positivo, entendiéndose fallado le recurso a favor del contribuyente.

En relación con la notificación por edicto como mecanismo supletorio de notificación de la resolución que resuelve el recurso de reconsideración, el Consejo de Estado señala que para que sea un mecanismo válido de cara a la no ocurrencia del silencio administrativo positivo, su fijación y desfijación por 10 días hábiles debe hacerse antes de que se haya vencido el plazo de un año para resolver el recurso de reconsideración, de lo contrario, tendrá ocurrencia el silencio administrativo positivo.

Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia No. 17980 del 28 de agosto de 2013.

La posibilidad de presentar demanda per saltum contra la Liquidación Oficial de Revisión cuando previamente se presentó recurso de reconsideración contra la misma Liquidación en forma extemporánea

El Consejo de Estado señaló que el parágrafo del artículo 720 del Estatuto Tributario que permite presentar demanda per saltum contra la Liquidación Oficial de Revisión, exige que el contribuyente haya “prescindido” del recurso de reconsideración, esto es, que no haya presentado nunca el correspondiente recurso, situación que a su juicio no ocurre cuando el contribuyente presenta el recurso, pero este es rechazado por la Administración por haberse interpuesto en forma extemporánea.

Lo anterior contraría la posición que esta misma Corporación había expuesto en el pasado, cuando concluyó que los efectos del rechazo del recurso de reconsideración por extemporáneo equivalían a que el recurso no se hubiere interpuesto nunca, lo que habilitaba a presentar la demanda per saltum.

De igual forma, el Consejo de Estado aclara que en estos casos cuando se ha rechazado el recurso de reconsideración por extemporáneo, para poder hacer un estudio a fondo del caso deben demandarse tanto la Liquidación Oficial de Revisión y como el auto que rechaza el recurso y el acto administrativo que resuelve el recurso de reposición que debe presentarse contra el auto de rechazo del recurso.

Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia No. 16930 del 1 de agosto de 2013.

El término para presentar el proyecto de corrección a las declaraciones previsto en el artículo 589 del Estatuto Tributario no puede exceder en ningún caso del término de firmeza de las declaraciones que se pretender corregir por esa vía

El Consejo de Estado concluyó que el plazo de un año previsto en el artículo 589 del Estatuto Tributario para presentar proyectos de corrección a las declaraciones tributarias cuando se pretende disminuir el impuesto a pagar o aumentar el saldo a favor, no puede exceder en ningún caso el término de firmeza de dos años que tienen dichas declaraciones, a la luz de lo dispuesto en el artículo 714 del Estatuto Tributario.

Así, para el Alto Tribunal aun cuando el inciso 4 del artículo 589 del Estatuto Tributario permite presentar el proyecto de corrección dentro del año siguiente, contado desde la presentación de la última corrección que se hubiere realizado a la declaración respectiva y no necesariamente desde el vencimiento del plazo para declarar, el nuevo año así contado no puede ir más allá del término de firmeza que tenga la declaración, puesto que el artículo 714 antes citado es claro al establecer que ocurrida la firmeza, la declaración se vuelve inmodificable tanto para la Administración como para el contribuyente.

Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia No. 18571 del 1 de agosto de 2013.