This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Actualización Boletín Litigios

La constitución en mora es un acto propio de obligaciones civiles y no de obligaciones tributarias, por lo que no es necesario como requisito previo para proferir el mandamiento de pago y no es demandable ante la Jurisdicción Contencioso Administrativa

El Consejo de Estado señaló que la constitución en mora es un concepto propio de las obligaciones contractuales, por lo que en el caso concreto de los impuestos, al ser obligaciones que no nacen ni de la convención ni de los hechos de las partes, sino de la Ley, no le es aplicable. Igualmente señaló que el Estatuto Tributario Nacional no consagra este procedimiento (constitución en mora) como requisito previo para proferir el mandamiento de pago, por lo que el mismo no es necesario y de expedirse, es un acto no demandable ante los Tribunales.

Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia No. 18192 del 6 de septiembre de 2012, C.P. William Giraldo Giraldo.

El Consejo de Estado determina el alcance que tienen los entes territoriales para establecer el monto de las sanciones en materia tributaria de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 66 de la Ley 383 de 1997 y 59 de la Ley 788 de 2002

 

Esta Corporación luego de hacer un análisis de lo dispuesto en los artículos 66 de la Ley 383 de 1997 y 59 de la Ley 788 de 2002 y lo establecido por la Corte Constitucional en los fallos en que declaró exequibles estas normas concluyó:

  1. Que en vigencia de la Ley 388 de 1997 los municipios y distritos debían aplicar los procedimientos del Estatuto Tributario Nacional, entre otros aspectos, para la imposición de sanciones, pero no estaban obligados a adoptar en su jurisdicción las sanciones del Estatuto Tributario, que es un aspecto sustancial, por lo que el establecimiento de las mismas en los términos señalados en dicho Estatuto era facultativa y para ello debían tener en cuenta las particularidades de cada tributo, y
  2. Que en vigencia de la Ley 788 de 2002 y actualmente, los municipios y departamentos deben aplicar tanto el régimen sancionatorio  (aspecto sustancial) como el procedimiento para la imposición de las sanciones previstos en el Estatuto Tributario Nacional. No obstante, estas entidades territoriales están facultadas para disminuir el monto de las sanciones, que es un aspecto sustancial, y, en general, para simplificar procedimientos, incluido el sancionatorio (que es un aspecto procedimental). De esta forma, actualmente los municipios y departamentos no pueden fijar en su jurisdicción sanciones mayores a las previstas en el Estatuto Tributario Nacional, sólo están facultados para disminuir el monto de las sanciones y si no ejercen dicha atribución, deben imponer las sanciones determinadas en el citado Estatuto, para lo cual deben tener en consideración las particularidades de cada tributo.

Consejo de Estado, Sección Cuarta, Sentencia No. 17062 del 29 de noviembre de 2012, C.P. Martha Teresa Briceño.

Material on this website is © 2014 Deloitte Global Services Limited, or a member firm of Deloitte Touche Tohmatsu Limited, or one of their affiliates. See Legal for copyright and other legal information.

Deloitte se refiere a una o más de las firmas miembros de Deloitte Touche Tohmatsu Limited, una compañía privada del Reino Unido limitada por garantía, y su red de firmas miembros, cada una como una entidad única e independiente y legalmente separada. Una descripción detallada de la estructura legal de Deloitte Touche Tohmatsu Limited y sus firmas miembros puede verse en el sitio web www.deloitte.com/about.

Deloitte presta servicios de auditoría, impuestos, consultoría y asesoramiento financiero a organizaciones públicas y privadas de diversas industrias. Con una red global de firmas miembros en más de 140 países, Deloitte brinda sus capacidades de clase mundial y su profunda experiencia local para ayudar a sus clientes a tener éxito donde sea que operen. Aproximadamente 170.000 profesionales de Deloitte se han comprometido a convertirse en estándar de excelencia.