Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea el apartado correspondiente en nuestra política de privacidad para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.

Agregar a favoritos Correo electrónico Imprimir esta página

Los impuestos y la antigua Roma

AM

Los romanos, desde antes de Julio César, no sólo tenían circo, gladiadores, termas y bacanales; sino también una estupenda arquitectura y un conjunto de normas jurídicas, que ha servido de base y estructura de muchos sistemas legales actuales. Es el llamado “Derecho Romano”.

Sin embargo, esta institucionalidad jurídica, vigente por más de 700 años, tuvo también su periodo de vacas flacas, que se expresó en “el procedimiento formulario”. En efecto, a raíz de la llegada a la “Civitas” de masas de campesinos y extranjeros desconocedores del derecho romano, éste evolucionó hacia el uso de “fórmulas”, y se alejó de la sustancia jurídica. Así, apareció el juicio formulario, en donde las partes debían repetir fórmulas pre-establecidas, y en los que el uso correcto de estos formularios era más importante que el contenido de los mismos. Afortunadamente, con el paso del tiempo, el derecho romano volvió a su cauce natural, y sentó las bases para los sistemas legales actuales, incluido el nuestro.

En Chile, 2.500 años después, hay personas que habrían vivido en esa época “formularia” con pleno éxito, pues son verdaderos “publicanos” (recaudadores de impuestos en la antigua Roma) del siglo XXl.

Recientemente se supo de un caso en que el Servicio de Impuestos Internos “tasó” una compraventa hecha entre partes independientes. El precio de la cosa vendida fue, digamos $100, y el Servicio de Impuestos Internos estimó que –para efectos tributarios- el precio fue de 120. Con ello, se asume que la empresa vendedora hizo una mayor utilidad, por la que debe pagar el 17% de impuesto. Sea o no justo, es un tema, pero así funciona el sistema, y las empresas lo asumen.

El problema es que el funcionario fiscalizador obligó a la empresa a poner esa “mayor utilidad” también en el FUT, y por lo tanto, quedó registrada como “utilidad pendiente de distribución”. Se le preguntó cómo podía estar pendiente de distribuir una utilidad que realmente no existía, y que sólo se había fijado   para efectos de pagar un mayor impuesto sobre la operación. Respondió con la fórmula sagrada: “así lo ha dicho el Servicio”. No bastaron las mil razones para convencerlo que no puede estar en el FUT, ni puede estar pendiente de distribución, algo que no existe; aún cuando así lo digan las circulares y las leyes.

En el derecho actual, la primera premisa para interpretar la ley es encontrar el verdadero sentido de las normas. Y no tiene sentido decir que está pendiente de distribuir algo que no existe. Sostener lo contrario, es viajar 2.500 años hacia atrás en el tiempo.

Artículo publicado en Diario Financiero



Noviembre 2009
Indicadores

IPC septiembre

 1,0%

IPC Acumulado a 12 meses

- 1,1 %

Tasa de Desempleo (junio-agosto)

10,76%

UF a noviembre 09

$ 21.017,51

UTM noviembre

$ 36.863

Ingreso mínimo mensual

Trabajadores de 18 o más años de edad

$165.000

Menores de 18 años y mayores de 65 años

$123.176

Trabajadores de casa particular

$136.950

Asignación Familiar

Trabajadores activos y pasivos cuyo ingreso:

 

No excede de $170.000

$ 6.500

Entre $170.000 y $293.624

$ 4.830

Entre $293.624y $457.954

$ 1.526

Más de $457.954

$0

Cotizaciones Previsionales

Servicio de Seguro Social

25,84%

Caja de Empleados Particulares

28,84%

Caja de Empleados Públicos

30,04%

Máxima cotización obligatoria al Fondo de Pensiones
(*) Este porcentaje varía según cada AFP.

13,50%


Material on this website is © 2014 Deloitte Global Services Limited, or a member firm of Deloitte Touche Tohmatsu Limited, or one of their affiliates. See Legal for copyright and other legal information.

Deloitte refers to one or more of Deloitte Touche Tohmatsu Limited, a UK private company limited by guarantee, and its network of member firms, each of which is a legally separate and independent entity. Please see www.deloitte.com/about for a detailed description of the legal structure of Deloitte Touche Tohmatsu Limited and its member firms.