This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our cookie notice for more information on the cookies we use and how to delete or block them.

Bookmark Email Print page

Deloitte identifica las tendencias del sector energético para 2010

La eficiencia energética y las redes inteligentes marcan el futuro de la industria

El sector energético se verá afectado por una serie de retos durante el próximo 2010. Por este motivo, Deloitte ha elaborado un estudio en el que analiza las tendencias del sector para el próximo año, a partir de las opiniones de analistas, expertos y profesionales del sector.

A pesar de que la demanda energética ha disminuido por la crisis económica mundial, se espera que en el período 2007-2030 se produzca un incremento del 40%, según estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). De momento,  no existe una solución única para los retos que plantea el equilibrio entre la necesidad de cuidar el medio ambiente y el continuo crecimiento de la demanda de energía. Por tanto, se necesita una combinación de fuentes de energía, incluidas energías alternativas, renovables y nucleares, así como medidas de conservación energética. Asimismo, durante los próximos 25-30 años, los combustibles fósiles servirán de puente ineludible hacia una economía global más limpia y ecológica, por lo que serán necesarias tecnologías específicas que permitan una mayor eficiencia energética y un uso más limpio de los combustibles fósiles convencionales.

Incremento comercial de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbón

Muchos países, especialmente los emergentes, van a seguir adelante con la construcción de nuevas centrales de carbón,  sin reparar en las consecuencias de las emisiones de CO2. La realidad económica determina esta tendencia: el carbón es demasiado barato y abundante como para ser desestimado como fuente de combustible en economías con altas tasas de crecimiento. Sin embargo, la preocupación por el cambio climático es una realidad y la gran desventaja de este mineral frente a otras fuentes de energía son sus emisiones. Una posible solución son las tecnologías comerciales de captura y almacenamiento, por lo que se hace necesario potenciar su desarrollo tecnológico y explotación comercial.

Continúa la nacionalización de los recursos y el talento

Las operaciones entre Compañías Nacionales del Petróleo (NOC, por sus siglas en inglés) aumentarán probablemente en 2010 como consecuencia del mayor valor económico y político de las mismas. Igualmente, en los dos próximos años, las Compañías Internacionales de Petróleo (IOC, por sus siglas en inglés) seguirán enfrentándose al reto de acceder a reservas energéticas. No obstante, en un entorno en el que la demanda a largo plazo tiene visos de superar ampliamente a la oferta, resulta improbable que las NOC puedan salir adelante únicamente por sus propios medios. Por lo que se prevé una oportunidad para las IOC de colaborar con las NOC en áreas como el I+D, las inversiones en infraestructuras y el aprovechamiento de depósitos no convencionales de petróleo y gas. 

Asimismo, ya existen ejemplos de “nacionalismo del empleo” en países como Venezuela, Rusia, África y Oriente Medio, tendencia que podría considerarse una ramificación del nacionalismo de los recursos y que anticipa un mercado restringido para el talento en el sector de hidrocarburos.

Despegue de las energías renovables en regiones productoras de petróleo

La producción con energías renovables se anima. Oriente Medio y el Norte de África se convertirán en el punto de referencia de esta actividad gracias a sus condiciones climáticas, el rápido crecimiento de su población, y su proximidad a Europa y a la cuenca mediterránea. Las líneas de transmisión submarinas HVDC servirán probablemente de vínculo entre los productores y los mercados. La aceleración de la producción de energía renovable en la región productora de petróleo más grande del mundo, anuncia un cambio de percepción de la energía a escala mundial. Cada vez más países están vislumbrando la relación que existe entre el cambio climático y la seguridad de suministro. En consecuencia, están buscando métodos para reducir las emisiones de CO2 asociadas a la producción de energía y poder seguir atendiendo al mismo tiempo la creciente demanda energética con recursos autóctonos.

Eficiencia energética: una prioridad

La respuesta no es aumentar la capacidad, sino la eficiencia del uso de la energía. La construcción de más centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles no es, ni desde un punto de vista económico ni medioambiental, la respuesta adecuada. Se espera un cambio de tendencia en los próximos años, en virtud del cual las empresas se alejarán de la construcción de nueva capacidad de generación y se centrarán en un uso mucho más inteligente de la energía.

Las tecnologías necesarias para ahorrar energía ya existen y su aplicación resulta cada vez más económica. Los gobiernos de todo el mundo están actuando rápidamente para difundir el valor de la eficiencia energética e implantar políticas destinadas a promover la rápida adopción de las tecnologías accesibles. Asimismo es necesaria una concienciación sobre los beneficios económicos y la necesidad desde un punto de vista medioambiental del ahorro energético para que esta tendencia se mantenga a largo plazo.

La solución pasa por la implantación de las tecnologías de Red Inteligente, que tienen potencial para reducir hasta en un 30% el consumo de electricidad y limitan la necesidad de construir nuevas centrales eléctricas y de explotar fuentes de generación potencialmente nocivas para el medioambiente.

Perspectivas positivas para las fusiones y adquisiciones

La mejora en las condiciones económicas y el aumento de los precios del petróleo, crean un entorno más favorable para la concentración del sector, existiendo la posibilidad de que en 2011 se recuperen por completo los niveles de fusiones y adquisiciones. El entorno macroeconómico sigue siendo una de las grandes preocupaciones y se requiere estabilidad en el precio de las materias primas para sustentar las transacciones, así como la relajación progresiva de los mercados de capital.

Por sectores, las compañías de hidrocarburos que tengan problemas de liquidez podrían ser un target para las que buscan reservas. En el sector de la minería, se espera que el mercado siga consolidándose hasta que se cree un pequeño grupo de supermajors como en el sector de hidrocarburos, para competir con las empresas estatales. Por su parte, las empresas de electricidad y gas natural es probable que mantengan su tendencia alcista y aprovechen estas operaciones como elemento estratégico, para responder a las oportunidades del mercado liberalizado y aprovechar la recuperación del mercado de capitales

Last Updated: 

Media contacts

Name:
Gonzalo Martínez de Bourio
Company:
Departamento de Comunicación
Job Title:
Phone:
Email
gmartinezdebourio@deloitte.es

Share this page

Email this Send to LinkedIn Send to Facebook Tweet this More sharing options
Follow:

Get in touch

More on Deloitte